12.2.09

Los diseñadores gráficos y los libros

En una antigua entrada mencioné la noción generalizada de que los diseñadores no leen. Tres años después, mientras este blog sigue existiendo de manera humilde y silenciosa, proliferan evidencias de que la relación entre los diseñadores y los libros ha cambiado, como un romance tímido que en el tiempo se ha consolidado en una sólida relación, o al menos en una más visible.

Hablando de romance, en días pasados leí Oracle Night de Paul Auster donde el protagonista escritor tiene una novia diseñadora gráfica que ama el arte y trabaja en una gran editorial haciendo las carátulas para los libros que él escribe.

No sé si los diseñadores lean, pero lo que se ha visto es que algunos de ellos escriben. Mi querido amigo diseñador de apellido frutal me regaló The Learners, de Chip Kidd, quien además de diseñar las carátulas de libros ajenos y propios, los escribe, y como si fuera poco, los hace acerca de los diseñadores gráficos. No sé qué tan buen escritor sea el señor Kidd, pero por ahora leo la novela con creciente interés, descubriendo que las vidas de quienes ordenan elementos visuales en un formato para comunicar un mensaje de manera equilibrada, pueden llegar a protagonizar los libros que no leen.